Muchas gracias por entrar en mi cocina. Espero que sea de tu agrado y que te animes a probar estas recetas.

sábado

BOLLOS DE NATA



Una de las "imagenes" de mi infancia es el escaparate de la pastelería de al lado de mi casa con los riquísimos bollos de nata con azúcar glass por encima. Aún hoy, si los veo en algún lado me dan ganas de comerme uno (pero no lo hago eh??)
El otro dia, Kanela y Limón publico unos bollos que ella llamó cristinas y estaban rellenos de crema. La imagen que se me vino fue la de los de mi niñez y dije "-estos si que caen!!-".
Y cayeron... En mi defensa quiero decir que sólo comí dos (uno cada dia) y los demás están en el congelador esperando a ser rellenados en alguna ocasión.

Ingredientes: (Yo doblé las cantidades para aprovechar y tener congelados, ella puso la mitad de todo)
-4 huevos medianos
-160g de leche
-60g de azúcar
-125g de mantequilla en pomada
-40g de copos de puré de patata
-10g de sal
-500g de harina de fuerza
-Un cubilete de levadura Levital

Templar ligeramente la leche en el microondas y disolver la levadura. Incorporarla a la cubeta de la panificadora junto con los demás ingredientes. Programar la función de 15 minutos y cuando acabe, volver a programarla, de manera que la masa esté en movimiento durante 30 minutos.
Pasar la masa a un bol pintado con aceite de oliva y taparlo con film transparente. Dejar reposar hasta que haya doblado su volumen (alrededor de dos horas según el calor). Desgasificar la masa y hacer bolas redondas de 80-90gr. y colocarlas en una bandeja forrada con papel de hornear. Dejar fermentar hasta que hayan vuelto a crecer y hornear a 180º hasta que se vean dorados. Dejar enfriar
Una vez frios los bollos, montar la nata con azúcar al gusto teniendo en cuenta que quede bien firme.
Abrir los bollos haciendo el corte un poco en diagonal para que la crema no se salga al morder (consejo de Kanela y Limón muy efectivo, por cierto) y rellenar con una generosa capa de nata.
Están impresionante de buenos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada