Muchas gracias por entrar en mi cocina. Espero que sea de tu agrado y que te animes a probar estas recetas.

lunes

GAZPACHO DE SANDIA







 No como gazpacho porque no me gusta el pepino, peeeero hace unos dias vi una receta que lo sustituia por sandía.
Y probé. Y estaba rico. Es refrescante, y es otra opción para cocinar en verano, que a veces da mala gana hasta encender el fuego.
Utilicé la receta de Javirecetas variando las cantidades conforme lo que tenía en la nevera.



Ingredientes:


-500g de sandía ya pelada y sin pepitas
-500g de tomate escaldado y sin piel
-Media cebolla
-Un pimiento verde pequeño
-Un ajo
-Un chorrete de aceite de oliva
-Un chorrete generoso de vinagre
-Sal



Batir todos los ingredientes con una batidora hasta conseguir un puré. Pasarlo por un chino para quitar posibles tropiezos de pieles o pepitas. Probar para rectificar de sal o vinagre.
Reservar en frío hasta servir.


sábado

MEJILLONES EN SALSA RABIOSA



O mejillones con tomate picante.
De vez en cuando preparo esta receta. La conozco desde hace un montón de años, cuando solíamos ir de vacaciones a lo que mis hijos llamaban "la playa de la tía Lola". Los preparaban en un chiringuito al lado de su apartamento y sabían a gloria cuando subíamos de la playa.
Es una receta muy simple y esta ultima vez que los hice me di cuenta de que no los tenía en la página. Así que voy a ponerle remedio. Ultimamente utilizo la receta que encontré en el blog Recetas de Rechupete y salen buenísimos

Ingredientes:
Un kilo de mejillones con cáscaras
Un vaso de albariño (o cualquier vino blanco)
Una cebolla
Un ajo
Un pimiento verde
Dos cayenas
300 ml de tomate frito casero


Limpiar los mejillones de barbas y otras suciedades. Poner en una cazuela amplia pero baja y añadir un vaso de vino blanco y una hoja de laurel. Tapar y poner a fuego fuerte unos minutos hasta que las valvas se abran. Reservar.
En una cazuela con un par de cucharadas de aceite, poner a pochar la cebolla partida en trocitos pequeños y el pimiento verde también a daditos. Salar y añadir las cayenas (esto es al gusto del consumidor y depende de cuánto te guste el picante). Añadir medio vaso del caldo que han soltado los mejillones y dejar cocer unos minutos hasta que las hortalizas estén blandas. Añadir el tomate frito (mucho mejor si es casero). Retirar las cayenas y dejar unos minutos al fuego para que se integren los ingredientes de la salsa.
Si te gusta la salsa bien picante puedes añadir una cucharadita de pimentón picante. En mi casa con las cayenas es suficiente.
Pasar la salsa por la batidora, verterla en una cazuela y añadir los mejillones a los que les habremos quitado una de sus valvas. Dar un golpe de calor para templar los mejillones y servir.
Se comen utilizando la valva como si fuera una cuchara para recoger la salsa.