Muchas gracias por entrar en mi cocina. Espero que sea de tu agrado y que te animes a probar estas recetas.

domingo

TARTA DE ARROZ CON LECHE




¡Qué mala es la envidia en Facebook! ¡Qué manera de ponerte los dientes largos cuando ves publicadas ciertas fotos! Hace que te crezca un ansia viva que te incita a copiar la receta y ver si en realidad es tan rica como parece en la imagen.

Hace unos años publiqué otro postre de arroz con leche (esa vez tipo mouse). Me compliqué poco la vida ya que lo hice con arroz con leche de tarrina y salió muy rico.

Esta vez lo he seguido todos los pasos y he preparado yo misma el arroz con leche ( eso si, he utilizado mi maquinita para no estar pendiente) y el resultado ha sido espectacular: Una tarta fresquita y muy aparente. Tal y como me había imaginado cuando vi las fotografías.
Totalmente recomendable para el verano ya que no necesita de horno. Eso si, conviene prepararla de un día para otro para que quede bien cuajada.

La cogí prestada del blog de Ana Sevilla, que hasta el día de hoy, no me ha defraudado nunca.
Ojalá siga muchos años enseñándonos sus recetas.

Ingredientes:

Para la base:
-200g. de galletas digestive
-100g de mantequilla fría
-Una cucharadita de canela


Para la crema:
-180g de arroz redondo
-1litro y medio de leche
-Un palo de canela (o dos si son pequeños)
-La piel de un limon
-200g de azúcar
-200ml de nata para montar
-50g de mantequilla
-Un chorrito de anís
-Dos sobres preparado para hacer cuajada
-Canela para espolvorear

Para la base:
Triturar las galletas hasta reducirlas a polvo.
Derretir la mantequilla y añadir la cucharilla de canela. Remover para mezclar los dos ingredientes.
Añadir la mantequilla con canela a las galletas en polvo y mezclar hasta obtener una consistencia de arena mojada.
Formar una base de galleta dentro de un molde desmontable de unos 25 cm. Dejar enfriar en la nevera.
Para la crema:
Preparar un arroz con leche utilizando el arroz, la leche, la piel de limón y la canela. Si lo haces a mano, utiliza un puchero grande y cocina a fuego lento dando vueltas bastante a menudo durante al menos media hora. Pasado ese tiempo, asegurarse de que está blandito. Si no es así seguir removiendo a fuego lento unos minutos mas.
Una vez esté el arroz en su punto, quitar la canela y la piel de limón y añadir el azúcar, la nata, la mantequilla, el chorrito de anís y los dos sobres de cuajada.  Remover a fuego lento durante unos diez minutos para que se integren bien todos los ingredientes nuevos y quede una textura cremosa.( Este paso es el mismo tanto si lo haces con procesador como si lo haces a mano) Una vez conseguido,verter sobre la base de galletas.

Dejar que se temple a temperatura ambiente antes de meter en la nevera para que acabe de cuajar.
Una vez frío y con consistencia, adornar al gusto.

miércoles

TARTA DE LA VIÑA







Llevo varios años viendo esta receta por la red y con muy buenos comentarios.

El otro día en una comida de fin de curso, una compañera y yo hablamos de ella. M. Jose la había probado y le encantó, y a mí, que tenía muchas ganas de hacerla, me faltó tiempo para buscarla.

Se trata de una tarta que se prepara en el Restaurante La Viña de Donosti. Sus ingredientes son muy básicos y el resultado es espectacular si te gustan las tartas de queso: contundente, cremosa y con mucho sabor. A mi juicio no le hace falta ni la típica mermelada de frutos rojos que caracteriza a las tartas de queso.

Con las medidas que voy a poner sale una hermosa tarta de unas 10 raciones. Pero lo que tiene de bueno es que, si no acabas con ella, congela de maravilla.

No miré mas que una página para sacar la receta y fue en Velocidad Cuchara que me da muchísima confianza.

Ingredientes:

-Un kilo de queso de untar tipo Philadelphia
-500g de nata con un mínimo de 35% de nata
-5 huevos
-300g de azúcar
-30g de harina

Precalentar el horno a 200º con calor arriba y abajo.
Batir todos los ingredientes hasta que no queden grumos.
Utilizar un molde que se pueda desmontar de 24/26cm a ser posible con paredes de silicona porque desmolda de maravilla. Si no se tiene, se puede forrar el molde con papel de hornear, o bien engrasar bien un molde y volcar para sacar y volver a dar la vuelta para presentar ya que la capa de arriba queda doradita.

Verter la masa en el molde y hornear durante una hora larga. Es muy importante no sacarla del horno antes de verificar si está cuajada, ya que el centro tiende a quedarse poco hecho. Para ello, pinchar el centro con un cuchillo o palillo y cerciorarse de que está seco. Cuando estemos seguros, apagar el fuego y dejar templar dentro del horno para que siga cuajando poco a poco.

Es una tarta que se debe de hacer de un día para otro como mínimo para que coja consistencia. Si no, corremos el peligro de que se desmorrone a la hora de servir